30
09
2020

Dónde hacer graffitis en España

Reglamento para hacer graffitis en España. Dónde se pueden hacer y cuando.

¿Existe alguna normativa o reglamento?

En España, la presencia de las diferentes pintadas en todo tipo de espacios se ha consolidado como una tendencia cada vez más habitual. Más allá del acto de rebeldía e irreverencia que se desprende de esta acción, conviene saber que en muchos casos y para nosotros su presencia es considerada un auténtico arte.

En otras regiones de Europa, cono es el caso de Inglaterra, las pintadas de algunos de los profesionales más conocidos del sector ha sido, incluso, motivo de exposición en galerías artísticas. No ocurre lo mismo en el interior de nuestro territorio nacional.

Reglamento graffiti en españa

El punto de vista de la ley

Anteriormente a la reforma del Código Penal operada por la Ley 1/2015, de 30 de marzo, llevar a cabo una pintada en un espacio público era una conducta que podía relacionarse con un delito de daños o como una falta de deslucimiento. La consecuencia no era más que una mera infracción administrativa prevista en el artículo 37.13 de la Ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de Protección de la Seguridad Ciudadana.

Según la jurisprudencia, el delito de daños es la acción típica que consiste en causar en la propiedad ajena daños no contemplados en otras situaciones. Integrándose en la conducta típica las acciones que consisten en destruir, deteriorar o inutilizar cualquier elemento.

El deslucimiento, por su parte, se traduce en quitar el atractivo o el lustre a alguna cosa, con independencia de su naturaleza.

El caso de la Audiencia Provincial de Madrid

Los Magistrados de las Secciones Penales de la Audiencia Provincial de Madrid, en el Acuerdo No Jurisdiccional de 25 de mayo de 2007, se pronunciaron sobre si la realización de grafitis podría enmarcarse como delito de daños o como falta de deslucimiento. Según se acordó «cuando la acción encaminada a restaurar el estado de los bienes sobre los que se realizaron los dibujos o grafittis no sobrepasara la mera «limpieza» estaríamos ante un mero deslucimiento» mientras que «si la retirada de las pinturas generara un menoscabo o deterioro del objeto o exigiera su reposición, el hecho integrará un delito o falta de daños».

Por tanto, según la propia justicia, la diferencia entre el delito de daños y la falta de deslucimiento tiene su origen en la capacidad para que cada uno de los diferentes elementos pueda ser limpiado. Para que exista un delito de daños, tras la limpieza debe llevarse a cabo una tarea de restauración hasta volver a recuperar el estado original del elemento en particular.

No obstante, en el caso de la falta de deslucimiento, bastaría con llevar a cabo una tarea de limpieza que permitiese garantizar la vuelta a la normalidad del objeto en cuestión.

Pese a todo, parece que en España todavía queda un largo camino por recorrer tanto en el ámbito social como en el sector de la jurisprudencia para poder alcanzar el mismo estatus que el graffiti tiene en otras regiones de toda Europa.

Lo que sí es verdad, es que cada vez se están habilitando más espacios 100% dedicados a este arte. Desde GraumFest esperamos que la implementación de esta corriente artística este cada vez más aceptada y vista con la importancia que realmente tiene.

Reglamento graffiti en españa

Comment
0

Leave a reply


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies